Los momentos de Loreley Stang Holzer que la conectan en la música

A principio de abril, la cantante LORELEY STANG HOLZER estrenó su videoclip MOMENTOS, y atravesando aun la pausa que mantiene a los artistas sin pisar los escenarios, esta solista realizó conciertos virtuales y continúa en la composición de nuevos temas. “Tengo pensado lanzar un show por streaming presentando mi disco y covers de canciones varias”, le anticipó LORELEY a CELEBRIDADES EN SAN LUIS.

“Durante el año pasado, el aislamiento me fue muy útil para componer mi disco y terminar de darle forma en el estudio de grabación. Por suerte, cuento con un estudio de grabación en mi casa y con un productor musical que estuvo en todo el proceso de grabación a disposición”, destacó la cantante de la participación del músico y productor villamercedino Rodi Risatti. “Actualmente debido a las restricciones por protocolo de la música en vivo, trato de mantener a mi audiencia entretenida con videos, tratando que el contacto y la interacción no se pierdan”. Antes de la cuarentena trabajó en varios shows, fiestas privadas y presentaciones en muchos bares de la provincia. “También realicé varios álbumes grabados en estudio, de covers de canciones de distintos estilos que están disponibles en las plataformas digitales”.

 

-Estudiaste para ser música y añadiste técnicas para componer, pero ¿Cuánto queda de la intuición amateur o las ansias de querer aprender siempre desde la experiencia?

-Si bien hay reglas, las cuales se pueden seguir para hacer una canción “escuchable” siento que es muy frío sólo quedarse con lo matemático de la música. Si la música o el arte no tienen la emoción, la esencia del artista como núcleo está vacía. No creo que haya otra manera de componer que no sea desde lo sincero, desde la esencia de la emoción que quiero representar. Elegí cuidadosamente las melodías y la armonía a partir de lo que más me resonaba intuitivamente. El oído y la confianza en mi experiencia hicieron el resto.

 

“El camino de la música lo terminé de elegir en mi adolescencia, cuando me mudé a Villa Mercedes. Si bien siempre estuve relacionada, recién en ese momento definí que quería ser cantante”, dijo la joven nacida en Capital Federal hace 28 años y que a los 16 se mudó a San Luis. “La composición es un mundo aparte”, explicó LORELEY, que a los 6 años estudió piano con un profesor de música clásica y aprendió a “leer música y piezas simples de música clásica”, recordó de sus primeros pasos en la canción. “Durante mi infancia me gustaba cantar y escribir canciones, pero luego dejé las clases porque me interesó más la danza y el teatro”.

“Mi relación con la música fue discontinua, la aproximación que más me definió el camino fue cuando empecé Teatro Musical. Mi primer obra siendo parte del elenco fue ‘Chicago, El Musical’. Luego interpreté ‘Patito Feo’, una obra musical para niños que se realizó en Buenos Aires, en este caso, siendo protagonista. A los 16 hice mis primeras presentaciones como solista, cantando en distintos bares y escenarios de mi ciudad. Los estilos que comencé cantando y que influyeron más en mí, fueron el Jazz, el Blues, el R&b, el Bossa Nova y el Melódico. Luego me abrí a incluir el Pop y el Rock Nacional”.

 

-¿Cuáles son tus influencias y a quienes estás escuchando últimamente?

-Mis influencias siempre han sido muy variadas. Desde pequeña que me mostraron un amplio universo de estilos musicales, que van desde el Pop, la Salsa y la Música Latinoamericana, hasta la Música Clásica, la Ópera, el Soul, el Blues, el R&B y el Bossa Nova. Actualmente escucho a músicas independientes como Connie Isla, Camilu y Paz Carrara. También admiro el trabajo de artistas como Ariana Grande, Mon Laferte, Ella Fitzgerald, Aretha Franklin, Ray Charles y Snarky Puppy.

 

Instalada en la ciudad villamercedina, STANG HOLZER ingresó en la Camerata de la Luna, un coro muy reconocido y se formó en Canto Lírico. “Aprendí canto coral y técnicas de canto, pero al cumplirse dos años, decidí separarme para seguir como solista. Desde ese momento me dediqué a mi carrera en Licenciatura en Psicología y a la Música”, resaltó ella, quien hace tres años aprendió guitarra y ukelele para usar en sus presentaciones.

Hace dos años retomó Teatro Musical en la compañía CTM La Comedia, donde tras realizar una prueba para el musical “Drácula”, quedó seleccionada para interpretar a uno de los personajes principales, Mina Murray. “La academia es apadrinada por Pepe Cibrián Campoy, el referente más grande del teatro musical en Argentina, así que fue un orgullo ser parte del elenco”, contó de la obra que se estrenó en el Teatro del Molino Fénix en 2018 y tuvo muy buena recepción del público.

 

-Sos una artista que va desde la canción propia y las reversiones solo en guitarra y voz, a participar de espectáculos musicales con toda la pompa, como Chicago y Drácula ¿cómo conviven esos mundos dentro tuyo?

-Realmente disfruto de los dos mundos por igual. Entiendo que los espectáculos de teatro musical conllevan otra puesta en escena, mayor elenco, escenografía, vestuario, etcétera, y eso provoca que se vuelvan más dificultosos a la hora de llevar a cabo la propuesta. Cuando se dan las condiciones para trabajar con un elenco de artistas ¡lo disfruto al máximo porque no sé en qué momento se va a repetir!

 

-Muy joven fuiste convocada para un musical.

-Mi primera participación en teatro musical fue a los 15 años, en Buenos Aires, y mi última participación fue en 2018 con Drácula, El Musical. Mientras tanto, aprovecho a formarme como cantautora y como artista solista. Los dos mundos tienen su encanto y sus particularidades. Tengo que confesar que soy muy exigente a la hora de trabajar como artista, porque siempre busco la excelencia y dar lo mejor de mí. A la vez, disfruto componer en soledad y actuar en vivo en formatos más pequeños.

 

-También hubo un paso por lo vocal en la Camerata de la Luna ¿cómo viviste esa etapa?

-Mi paso por la Camerata siempre lo voy a agradecer. Me enseñó mucho y rellenó espacios de conocimiento musical con los que no contaba en ese momento. Me dio confianza y consistencia como artista y me hizo revivir la sensación de interpretar la música escrita en partitura nuevamente. Soy soprano y si bien el coro fue parte de mi formación, decidí alejarme para apostar a mi carrera como cantante solista, con mi propio estilo.

 

-¿Aplicaste esos conocimientos corales en tus composiciones?

-En mis canciones traté de buscar la simpleza, las melodías que mas me resonaron, los mensajes que más me representan y los arreglos que más llenaron los sentimientos que quise expresar. Los arreglos corales -que no son lo predominante en el disco- fueron muy simples y cumplieron la función de sostener los momentos más significativos de la letra y melodía.

 

-¿Cómo viviste la experiencia de Drácula en un elenco mercedino, el único del interior del país y que además tuvo la aprobación del mismo Cibrián Campoy?

-La experiencia fue muy enriquecedora. Realmente nunca creí llegar a interpretar el papel de Mina Murray porque no estaba en mis posibilidades viajar a Buenos Aires para audicionar o formarme profesionalmente en teatro musical; así que considero que fue un regalo vivir la experiencia desde la comodidad de mi ciudad. El elenco y su director me convocaron, audicioné frente a todos y sentí mucha felicidad cuando me seleccionaron. Hacía mucho tiempo que no participaba en una propuesta de tal magnitud, así que trabajé muy duro para llegar a cumplir con las expectativas que la obra requería. Volver a trabajar en grupo, después de tantos años como solista, me volvió a mostrar lo lindo del compañerismo y del trabajo en equipo. Todos pusimos mucho para que la obra tenga la repercusión que tuvo y que el público disfrute un espectáculo de calidad en una ciudad que históricamente no se destacó por el teatro musical. Trajimos una propuesta novedosa y ambiciosa y fue increíble formal parte.

 

-¿Que obra de ese estilo te gustaría protagonizar?

-Me gustaría protagonizar Chicago. Si bien formé parte del elenco en personajes secundarios por una cuestión de edad -no podía audicionar como protagonista por ser menor de edad- me encantaría hacerlo algún día. Chicago fue mi primer obra, mi primer acercamiento al teatro musical y pasé noches enteras viendo la película y el musical para interpretar lo mejor posible mis partes. Por otro lado, los estilos musicales que aparecen en el musical me representan y crecí escuchándolos. Sería muy interesante revivir esa obra con mi experiencia actual.

 

LORELEY junto a Rodi realizaron hace pocos días un show acústico en un bar de Río Cuarto, Córdoba, “donde todavía somos libres después de las 20 horas”, dijo la cantante, con gracia pero certera, de su última actuación frente a público presente.

“Agradezco la difusión de todos los medios que se contactaron y se siguen contactando conmigo”, expresó Loreley, que a principios de abril editó Momentos, el corte de difusión del disco Conectar, lanzado días después de su primer sencillo. Conectar es un álbum corto, de 4 canciones, “Momentos”, “Canción de Despedida”, “La Mochila” y “Desayuno”, y es “el primer disco elaborado a partir de mis propias letras y músicas”, dijo LORELEY. “Como artista independiente la difusión se vuelve complicada y si bien tengo una comunidad en redes que apoya mi trabajo, se agradece que los medios ayuden con esta iniciativa para poder contribuir a lo cultural de la provincia”.

“El disco fue compuesto durante la primer etapa de la pandemia y representó un nuevo encuentro conmigo misma, de ahí que lleva el nombre ‘Conectar’, conectar conmigo misma, volver al eje. También representa la resiliencia y la sublimación, de sacar algo bueno de una situación tan angustiante como lo fueron las primeras etapas de la emergencia sanitaria nacional”, admitió la cantante. “Las historias y los mensajes que transmiten las canciones son fieles a lo que soy como persona, a mi filosofía de vida y a la esencia que me compone. La psicología ayudó a mi propio análisis y aportó claridad a la hora de encontrarme con una nueva versión mía, en la composición”.

Sin embargo, STANG HOLZER además de componer durante el aislamiento además de estudiar, releyó varios libros y vio series. “Como estudiante avanzada de la Licenciatura en Psicología estuve leyendo para adelantar mis finales, pero además me encontré con series y libros muy interesantes”, comentó y dejó algunos de los favoritos que tuvo en los últimos meses, como las series “Dark”, “La Casa de Papel”, “Poco Ortodoxa” y “Vientos de Agua”, y libros clásicos como “Cien Años de Soledad” de Gabriel García Márquez, y “Así habló Zaratustra” de Friedrich Nietzsche.

“Me gustaría presentar mi disco en vivo, y aunque la situación epidemiológica complica las posibilidades, tengo fe que muy pronto se podrá organizar un evento en el cual se preste para ese fin”, ansía LORELEY, quien como artista invitada, el año pasado participó en producciones realizadas por Casa de la Música, junto a artistas de la provincia fue una de las voces elegidas para la canción “Escondido de mi País”, la canción que celebró el Día de la Independencia; y representó a la provincia en “Zona de Promesas”, la producción musical en conjunto con artistas de varias provincias, destinada al Día de la Mujer.

“Estoy ansiosa por seguir plasmando lo que escribo en canciones. A partir del disco, muchas personas me escribieron, contándome que se sintieron muy identificadas con varias de mis canciones, porque les trajo a la memoria historias pasadas o sus propias historias de vida. Es una sensación que no puedo comparar con nada. ‘Conectar’ habla de mi y de mis historias, que las personas puedan darle su propio significado hace más grande la gratificación por el trabajo realizado.